martes, 8 de noviembre de 2011

SUBIDA A PEÑA CELADA Y TEJEDA DE TOSANDE



Hemos subido a Peña Celada desde Ruesga, que es el pueblo donde esta la presa del pantano. Estuve también en Ruesga en septiembre y el pantano tenia poco agua; volví la semana pasada y este último sábado, y el pantano esta casi seco.
Iniciamos la subida después de un reconfortante café, zumo…. La pista está en buen estado, atravesamos un hayedo, que en estos días luce sus mejores colores y la pista se va empinando y convirtiendo en una senda rocosa, hasta llegar a la cima. Hacía mucho viento, pero no dejamos de hacernos la foto para el álbum de Ojanco.
Continuamos la marcha descendiendo y cruzando una pradera; empezaba a llover. La pradera tenia huesos de animales y vimos a los buitres como nos sobrevolaban esperando que alguno de nosotros cayera, pero fue inútil para ellos, nosotros aguantamos. Encontramos una cabaña de pastores y decidimos reponer fuerzas y refugiarnos de la lluvia que empezaba a caer.
Seguimos camino a la tejeda, que era nuestra siguiente meta. La lluvia nos acompañaba de vez en cuando. Fuimos encontrando robles y hayas; el suelo era una alfombra de hojas rojas y amarillas. Empezamos una subida suave pero constante, y ya se veían tejos. Fuimos por un sendero rodeado de hayas y viendo cumbres de montañas hasta llegar donde hay más concentración de tejos, algunos cercados para protegerles del hombre, porque es un árbol muy escaso en la Península. El tejo es muy lento en su crecimiento, puede medir 20 metros de altura, es de hoja perenne y sus frutos son venenosos (los romanos los usaban como veneno para deshacerse de sus enemigos); suele resguardarse en los bosques de hayas y necesita mucho agua. Como nota curiosa, en la Edad Media con su madera se hacían los mejores arcos de guerra.
La bajada es muy pronunciada y el camino está muy bien marcado; fuimos viendo troncos gordos y retorcidos. Pasamos por una mina de carbón abandonada y vimos los restos de las vías. También había vacas pastando.
Llegamos al aparcamiento y nos acercamos a Cervera a reponer fuerzas: chorizo, salchichón… aunque algunos nos conformamos con un Cola-cao.
Regresamos a Valladolid ¡¡antes de la hora prevista!!
UN DIA FANTASTICO

Tasio Arévalo Santiago

Fotos de Quico
Fotos de Pedrito

1 comentario:

  1. A mi esta ruta me encantó sobre todo la Tejedaa
    Un saludo

    ResponderEliminar